Blogs: De nuevo en el juego.

Corría el año de 2004. Aún estaba en el tintero lo que hoy conocemos como web 2.0 y era difícil imaginar siquiera a Twitter y Facebook. Por eso mismo, en ese entonces la manera más viable que tenía una empresa de mantenerse en contacto con sus clientes eran los blogs. 

Así se mantuvo la tendencia hasta fines de 2007, cuando la explosión de las redes sociales relegó a los blogs a un segundo plano, haciéndolos ver como parte de una web 1.0 que estaba dirigida a la extinción. De alguna forma, tener un blog ya no era tan importante como abrir un perfil en Facebook y comenzar a publicar de manera masiva. Pero en cierta forma, las limitantes de dicha red social no permitían que las empresas pudieran contarle una anécdota a su audiencia. Incluso, la necesidad de escribir y que no fuese obligatorio generar una conversación.

Hoy en día, las cosas son diferentes. De 2009 a la fecha, el blog se ha revalorizado, a tal grado que se considera parte de una estrategia completa de marketing. Sin él, es como una mesa a la que le hace falta una pata y no se mantiene en pie. La importancia del blog radica en que de esa forma podemos conocer de una forma más intíma a las empresas, que podemos seguir lo que están haciendo sin la necesidad de comprometernos a dejar un comentario, como en las redes sociales. Simplemente podemos leer y enterarnos de lo que hacen, además de que tampoco es indispensable que estés registrado para leerlos. Como justo en este momento, estás leyendo un blog y no tuviste que hacer login.

Te enviamos un cordial saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *